Rollos de canela y calabaza con glaseado de queso crema (Pumpkin cinnamon rolls)

noviembre 06, 2017




La masa de los cinnamon rolls posiblemente es una de las masas de bollería más fáciles de hacer. A mí me apasionan estos bollitos dulces, están tan ricos que empiezas con uno y no puedes parar de comerlos hasta que no se acaben.

El otro día hice bastante puré de calabaza, así que preparé varias recetas con el (que ya os iré trayendo poco a poco), y una de ellas fueron estos rollitos. Veréis, en esta receta tanto la masa como el relleno llevan puré de calabaza, y os puedo decir que me ha sorprendido gratamente el resultado. El puré de calabaza aporta color, textura y humedad a la masa, y la canela y el azúcar moreno le aportan sabor. 
Me gustó tanto el resultado que en pocos días hice varias horneadas, en casa hemos desayunado y merendado cinnamon rolls durante una semana :).




Están cubiertos con un glaseado de queso, que se puede sustituir perfectamente por uno de azúcar o de caramelo, por si lo preferís de otro sabor. También os digo que este glaseado de queso se elabora con mantequilla y azúcar glasé. En las cremas sin cocinar y los glaseados que llevan azúcar glasé (por mucho que se trabajan), se suelen notar las pequeñas partículas del azúcar, aún en polvo o glasé. A mí personalmente no me molestan, pero a mi hija pequeña por ejemplo no le gusta nada ese tacto en la boca.
Veréis, hace unos días mi querida compañera y amiga de la blogosfera Cris de "Un pedacito de cielo" publicaba unos Cinnamon rolls con crema de queso, deliciosos y elaborados con patata cocida (otra receta que no os podéis perder por nada del mundo), y después de leer su receta me sorprendió ver que la crema de queso se elaboraba con almíbar. Me ha parecido interesante, así que la probé en casa y os debo decir que me encantó el resultado. Al prepararla con almíbar se consigue una crema sedosa, suave y sobre todo sin partículas de azúcar presentes. Así que he pensado que no estaría de mal dejaros el enlace de su receta, como otra opción, por si os interesa.




Antes de dejaros con la receta de hoy, solo deciros que si no os habéis animado con los cinnamon rolls hasta ahora estáis tardando, veréis que fáciles de preparar y que ricos!!

Utensilios necesarios:
Tamiz, báscula de alimentos, minipimer, rodillo, robot de cocina o batidora de pie (tipo KA) y molde o fuente para horno de 30 cm * 22 cm.








Receta
Rollos de canela y calabaza con glaseado de queso crema (Pumpkin cinnamon rolls with cream cheese glaze)
(para 9 rollos)

Ingredientes para la masa:
1 cucharadita de azúcar blanco
1 cubito de levadura fresca (25 gr)
200 ml (50 ml + 150 ml) de leche tibia
1 huevo L
2 yemas L
75 gr de azúcar moreno
75 gr de puré de calabaza (*)
1 cucharadita de sal
550 gr de harina de fuerza
90 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente y cortada en dados

Ingredientes para el relleno:
60 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
60 gr de puré de calabaza
60 gr de azúcar moreno
2 cucharaditas de canela en polvo
1 cucharadita de nuez moscada en polvo

Ingredientes para el glaseado de queso:
120 gr de queso crema, tipo Philadelphia
60 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
165 gr de azúcar glasé

(*) El puré de calabaza se puede conseguir de dos formas: cocinando la calabaza al vapor o en microondas, o asándola en el horno. Necesitaremos casi 270 gr de calabaza cruda para conseguir 135 gr de puré. El doble de peso en crudo casi, para conseguir la cantidad de puré necesaria para la receta. Luego una vez cocida al vapor o horneada la dejaremos enfriar y escurrir sobre un colador durante unas horas, para eliminar la mayor parte posible de agua. Para obtener el puré la pasaremos por una minipimer. También podemos pasar primero la calabaza (asada o cocida) por la minipimer y luego dejar escurrir el puré obtenido sobre un tamiz de malla muy fina.

Preparación:
  • En un vaso mezclar los 50 ml de leche tibia con la levadura desmenuzada y la cucharadita de azúcar blanco. Dejar reposar cinco minutos, o hasta que veamos que la mezcla se haya vuelto burbujeante, esponjosa y ha subido bastante (ha fermentado).
  • Una vez fermentada la levadura proceder a amasar, a mano o con una batidora de pie (tipo KA) equipada con el gancho amasador. Si se trabaja la masa con la batidora poner en el tazón una tercera parte de la harina, la levadura fermentada, la leche tibia, el azúcar moreno, el huevo, las yemas y el puré de calabaza. Amasar a velocidad baja hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Añadir la sal y otra tercera parte de la harina. Amasar a velocidad media durante dos o tres minutos.
  • Bajar de nuevo la velocidad de la batidora y añadir la mantequilla (a temperatura ambiente) muy poco a poco (hasta que la masa no absorba el primer dado de mantequilla no añadir el siguiente).
  • Una vez esté la mantequilla integrada añadir el resto de la harina, subir de nuevo la velocidad y amasar durante unos 6 - 7 minutos o hasta que veamos que la masa se ha convertido en una masa manejable y se separa con facilidad de las paredes del tazón.

  • Si se trabaja la masa a mano hacer el mismo procedimiento. Verter primero los ingredientes líquidos en un bol grande con una tercera parte de la harina y mezclar con una cuchara de madera, para unir todo. Añadir la otra tercera parte de la harina y la sal, y mezclar bien (la masa en este punto está bastante pegajosa, pero con paciencia se consiguen a unir todos los ingredientes). Añadir la mantequilla poco a poco y seguir amasando. Por último incorporar la última parte de la harina y seguir trabajando la masa primero en el bol y luego sobre la encimera de la cocina, hasta conseguir una masa manejable, que no se pegue.

  • Formar una bola y pasarla a un bol grande engrasado con aceite. Tapar con papel film de cocina o un paño limpio y dejar levar. El tiempo de levado depende de la temperatura ambiental, por ejemplo en verano necesitamos menos tiempo y en invierno más, por termino medio de una hora en verano a dos horas en invierno.
  • Una vez triplicado el volumen, verter la masa sobre la encimera de la cocina ligeramente enharinada y estirarla con un rodillo enharinado también, sin apretarla demasiado. Antes de estirarla, hay quien prefiere desgasificarla primero, es decir amasarla un poquito para que expulse el gas, pero a mi me gusta dejarla tal cual, no trabajarla en este punto, ya que me parce que los rollos salen como más esponjosos de esta forma.
  • Estirarla con cuidado y formar un rectángulo grande. Dejarla reposar 5 minutos.
  • Untar el rectángulo con la mantequilla a punto de pomada (si preferís podéis fundir la mantequilla y pincelar la masa con la misma). Repartir por encima el puré de calabaza con la ayuda de una cuchara y por último espolvorear con el azúcar moreno, la canela y la nuez moscada.
  • Enrollar sin apretar mucho y pintar con agua el final para que se quede pegada la masa. Cortar los extremos (que suelen quedar feos) y cortar rodajas de 2 cm de grosor más o menos (a mi me salen 9 más los extremos, que los suelo hornear en un molde pequeño, para bizcochos individuales).
  • Disponer las rodajas en un molde o una fuente de 30 cm * 22 cm previamente engrasada con mantequilla, dejando suficiente espacio para que crezca la masa. Tapar con un paño de cocina limpio y dejar levar durante una hora más o menos dependiendo de la época del año.
  • Precalentar el horno a 175ºC - 180ºC y hornear durante 25 o 30 minutos, o hasta que veamos que los rollos se han dorado.
  • Dejar templar y mientras preparar el glaseado de queso.
  • Para elaborar el glaseado verter todos los ingredientes en el tazón de la batidora y batir a velocidad media - media alta, durante un par de minutos o hasta que la mezcla se haya vuelto homogénea.
  • Con la ayuda de una cuchara cubrir los rollos con el glaseado por encima.
  • Degustarlos templados o a temperatura ambiente.





Espero que os gusten estos Pumpkin cinnamon rolls. En mi casa no duran nada, nos gustan a todos, sobre todo a mí y a mi hija pequeña. Por lo de la calabaza no os preocupéis, no se nota nada, lo digo por si no os gusta esta hortaliza, la calabaza sólo le aporta jugosidad y esponjosidad a la masa.
Un beso muy gordo y hasta dentro de unos días !!!
Biljana









También te puede interesar

8 Comentarios

  1. Qué escándalo de cinnamon rolls...que maravilla! Gracias por la mención, eres un sol. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten guapa, gracias a ti!! Un besito!!

      Eliminar
  2. Pintaza de esponjosos y de riquísimos!!!!
    Yo precisamente el domingo asé calabaza, que siempre desde que descubrí esta manera, ya la hago en el horno mejor que cocida y es que no se tú, pero yo me la como a cucharadas de lo rica que está. Luego se guarda en tuppers y al congelador para ir tirando de ella...
    Me gusta muchísimo la variante de los cinnamon rolls y el glaseado de queso tiene que aportar frescura a los rollitos. En definitiva, una receta deliciosa y las fotos como siempre una preciosidad.
    Un besazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana!!! Pues si guapa, a mí también me pasa, una vez cocida o asada me la como a cucharadas :). Me alegra que te gusten, si tienes puré hecho anímate con ellos, verás que ricos!!! Un besazo guapísima!!!

      Eliminar
  3. Waouuu me encanta, tengo muchas calabazas en casa asi que seguro que te copio la receta se ve riquísimo. Y las fotos como siempre espectaculares.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  4. Hola, qué ricos!!! he leído detenidamente la receta y me parece que me atrevería a hacerlos. No creo que me qedaran tan buenos ni bonitos como a tí, pero no me han parecido muy cmplicads. Guardada queda!!! un beso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son muy complicados Elisa, seguro que te salen estupendos. Un abrazo preciosa!!

      Eliminar


¡Gracias por comentar!
Tus datos brindados voluntariamente al comentar, son gestionados por Blogger y almacenados en los servidores de Google. Para más información puedes ver la Política de Privacidad de este Blog.




Lo más leído

 Chocolate Guinness Bundt Cake Granizado de naranja