Tarta Pavlova

martes, noviembre 25, 2014




Ya estamos al día 25 del mes y eso quiere decir que toca Reto "Alfabeto dulce". Este mes el Reto tiene un brillo especial, ya que se viste de gala para celebrar su primer año de existencia. Si, si, ha pasado un año desde que Ana la autora del blog "Cook the Cake" inició este Reto.
Como se supone la anfitriona de este mes fue ella, y para celebrarlo nos propuso elaborar una receta dulce con fruta. La verdad nos lo había puesto muy fácil. 

Como estamos celebrando el primer aniversario quise hacer una tarta, porque un cumpleaños sin tarta no es un cumpleaños, por lo menos para mí. La verdad siendo tan fácil la propuesta, las opciones eran inmensas. Tenía muchas ideas en la cabeza, pero al final he optado por preparar esta tarta. Primero, porque me parece muy propia para esta ocasión, es una tarta muy festiva pero también delicada, fina, elegante y con carácter, tal y como es el Reto "Alfabeto dulce". Y segundo, porque llevo tiempo queriendo traérosla.




La tarta Pavlova es una de mis tartas favoritas. Siempre ha sido una tarta que visualmente me ha encantado, tanto presentada así en una única pieza de merengue, como en capas, al estilo Layer Cake. Me resulta de lo más atractivo y fino que se puede hacer en repostería. 
Se elabora con merengue francés horneado, nata y fruta fresca, a ser posible fruta roja. Es crujiente por fuera y muy cremosa y ligera por dentro. La acidez de la fruta le aporta un contraste especial. La verdad es una delicia para el paladar.

Se creó en honor de la bailarina rusa Anna Pávlovna Pávlova (1881 - 1931), a quien le debe su nombre.
Como muchos podéis pensar (debido a su nombre) este postre no es de origen ruso. En realidad su origen es incierto, ya que existen varias versiones sobre cual fue el país que la inventó. Nueva Zelanda y Australia son los países que se disputan el honor de ser el inventor de la Pavlova. Aunque todo apunta que lo más probable fue que en Nueva Zelanda, se ideara esta delicia. Dicen que la bailarina Anna Pávlova visitó este país, e algún pastelero se quedó fascinado con su delicada belleza y su espectacular forma de bailar, y creó este pastel en honor a esta mujer tan elegante. 
La verdad la idea del pastelero no puede ser más acertada, porque elegancia y delicadeza a este pastel no le falta.


 Imágenes de la bailarina Anna Pávlovna Pávlova

Aunque puede que hayáis leído u oído que esta tarta es de difícil preparación, os diría que para nada, hay postres y dulces mucho más complicados de preparar que esta tarta. La clave está en batir bien las claras con el azúcar, y el horneado.
Siguiendo las instrucciones que os daré a continuación os aseguro que conseguiréis elaborar una Pavlova perfecta. 

Utensilios necesarios:
Tamiz, batidora eléctrica de dos varillas o robot de cocina, báscula de alimentos, bandeja de horno, papel de horno, jarra mediadora y cucharas mediadoras.





Receta
Tarta Pavlova 

Ingredientes para la base de merengue:
6 claras de huevo L, a temperatura ambiente
330 gr (3 tazas y 2 tbsp) de azúcar
1/2 cucharadita (1/2 tsp) de crémor tártaro
3 cucharaditas (3 tsp) de maizena 
1 cucharadita (1 tsp) de vinagre de vino blanco

 Preparación:
  • Precalentamos el horno a 150ºC, calor arriba y abajo y sin aire. ¡Ojo!, sin aire.
  • Tamizar la maizena. Reservar.
  • Preparar una bandeja de horno con papel de horno. Con la ayuda de un plato dibujar en el papel un circulo de 22cm de diámetro (este circulo nos hará de guía para formar la base de merengue), y darle la vuelta para que la tinta no se quede en contacto con el merengue.
  • Batir las claras un poco y añadir el crémor tártaro. Batir hasta que el crémor tártaro se haya disuelto e ir añadiendo el azúcar poco a poco, a cucharadas, hasta incorporarlo todo y sin parar de batir.
  • Una vez se haya añadido todo el azúcar, continuar batiendo a máxima potencia durante 8 - 10 minutos o hasta que el merengue esté duro y brillante, y sin restos de cristales de azúcar - sin posibles partículas de azúcar, que hayan podido quedar sin disolverse (*).
  • Antes de terminar el batido añadir la cucharada de vinagre y la maizena. Batir durante medio minuto más o hasta que el vinagre y la maizena se hayan incorporado por completo a la preparación.
  • Con la ayuda de una cuchara ir poniendo merengue sobre el papel de horno, e ir formando una especie de nido (el centro tiene que quedar un poco hueco), intentando de no sobresalirse del circulo que previamente hemos dibujado en el papel. Con el dorso de la cuchara alisarlo bien por fuera, e intentar darle una forma bonita.
  • Bajar la temperatura del horno a 120ºC e introducir la bandeja en el horno. Hornear el merengue durante 1h y 30minutos. Luego apagar el horno y dejar dentro el merengue hasta que se enfríe, con la puerta del horno entreabierta.
  • Una vez esté frió, pasarlo con mucho cuidado a un plato de servir o a un cake stand. El merengue una vez horneado suele ser muy frágil, para evitar que se nos rompa, al traspasarlo al plato de servir nos ayudaremos de una pala pastelera, o un cuchillo paleta.


(*) Nota: La Pavlova en realidad se prepara con azúcar lustre (azúcar blanco de grano fino). No es el típico azúcar que se suele vender en los supermercados, se trata de un azúcar blanco de grano muy fino y de fácil e rápida disolución. Es el azúcar más usado por los pasteleros y se encuentra en tiendas especializadas de repostería. 
Por supuesto, que se puede preparar con azúcar blanco, pero el problema que podemos tener a la hora de batir las claras con el azúcar, y sobre todo si lo hacemos con una batidora de dos varillas y de poca potencia, es que puede que nos cueste a que el azúcar se disuelva del todo. Podríamos usar azúcar glasé, pero con el azúcar glasé no se consigue la misma textura, el merengue queda como más seco y como abizcochado, y no es lo que buscamos. Buscamos un merengue jugoso, húmedo y esponjoso, y esto se consigue elaborándolo con azúcar en grano. 
Pues bien, para facilitar la disolución del azúcar blanco de grano grueso a la hora de batir el merengue, yo tengo un truco, lo que hago es paso un poco el azúcar por el molinero de café, pero nada solo un instante, ya que no queremos conseguir azúcar en polvo, si no azúcar de grano fino. Si no tenemos molinero de café esto lo podemos hacer con una picadora o con la Termomix. 
Espero que os sirva de ayuda.

Ingredientes para la crema de queso:
150 gr (1/2 taza y 2 tbsp) de queso crema, a temperatura ambiente
175 ml (3/4 de taza) de nata para montar (crema de leche para batir), fría
4 - 5 cucharadas (4 - 5 tbsp) azúcar glasé, tamizado
1 cucharadita (1 tsp) de extracto de vainilla o las semillas de 1/2 vaina de vainilla

 Preparación:
  • Batir un poco el queso crema o hasta que esté cremoso y suave.
  • Añadir la nata para montar, el azúcar glasé y la vainilla, e seguir batiendo hasta que la nata haya montado y la crema haya adquirido una consistencia espesa y cremosa.
  • Utilizar enseguida.

Más para decorar:
350 gr - 400 gr de fruta fresca y variada, troceada

Montaje: Una vez tenemos la base de merengue enfriada y una hora antes de servir la tarta, rellenamos con el relleno de queso y nata. Por último, decoramos con la fruta fresca elegida. Servimos.

Imprimir receta





Observaciones:

Para que nos sea más fácil extender el merengue en el papel de horno, sin que el papel se nos mueva, podemos pegar el mismo poniendo un poco de merengue en cada esquina de la bandeja. Así, al poner el papel encima quedará pegado y no se moverá.

Todos los utensilios que vamos a utilizar a la hora de batir las claras, deben de estar impecablemente limpios, secos y libres de aceites y restos de grasa.

 Es muy importante, que las claras estén a temperatura ambiente y que no contengan restos de yema o cualquier tipo de grasa, de lo contrario no montarán.

El crémor tártaro lo podemos encontrar en tiendas especializadas de repostería, o en los sobres gasificantes que venden en algunos supermercados. Estos sobres vienen de dos en dos, y uno es blanco y otro de color, uno de ellos es bicarbonato de sodio y el otro es crémor tártaro, en los sobres nos lo pone. 

 El crémor tártaro y el vinagre son opcionales, pero ayudan a conseguir un merengue más firme y blanco.

Hay que tener muchísimo cuidado al manejar la base de merengue una vez horneada, ya que es muy frágil. Si acaso nos cuesta despegar el merengue del papel de horno (que no debería de pasar, pero si pasa), pasar un cuchillo muy fino y afilado por debajo de la base.

La tarta hay que rellenarla como mucho una hora antes de servirla, ya que el merengue con la humedad pierde su textura.

 ¡Importante, el tema del horno!
Ya sabemos que cada horno es un mundo, de hecho el mío es bastante potente, y la base de merengue en mi horno a 120ºC  y en 1h y 30 minutos de horneado y media hora de secado, me sale perfecta.
- Para estar seguros que el merengue está hecho y que podemos apagar el horno, una vez haya pasado 1 hora y 15 minutos de horneado hay que tocar suavemente el merengue por fuera, y con cuidado de no quemarnos. Si notamos que la capa por fuera está dura, y vemos que el merengue empieza a perder ese tono blanco nieve y empieza a adquirir un tono blanco hueso, es señal de que ya lo tenemos hecho y que podemos apagar el horno.
- Pero, si esto nos ocurre antes de los 60 minutos de horneado, o si vemos que el merengue se está tostando durante los primeros 35 - 45 minutos, hay que bajar enseguida la temperatura del horno. En este caso aparte de bajar la temperatura, hay que abrir la puerta del horno durante un momento para que salga el calor y se pueda enfriar rápidamente.
- Si vemos que hayan pasado 1h y 30 minutos o más, y nuestro merengue se está quedando blanco y blando y no se está resecando por fuera, hay que subir un poco la temperatura del horno.
En todo caso, más vale que el horno esté a temperatura baja, aunque pueda que necesitemos más tiempo para hornear la base de merengue, a que esté a temperatura alta. Si tenemos la temperatura demasiado alta el merengue se nos quemará por fuera y estará crudo por dentro, y en este caso lo echaríamos a perder.




Espero que estos consejos os sean de gran ayuda, por si os animáis a preparar esta señora tarta. A todos vosotros que os gusta el merengue, os diría que no dejéis pasar por alto esta receta, estoy segura que os va a encantar.
¡Hasta dentro de unos días, os espero por aquí!
Besos!





También te puede interesar

30 Comentarios

  1. Tela marinera! Cada día q pasa t superas, es de las pavlovas más bonitas q he visto hasta el momento, me encanta como la has decorado y presentado, y ese corte, es maravilloso! en fín! q me has dejado sin palabras... un bso

    ResponderEliminar
  2. Estas tartas son muy bonitas y elegantes... y ademas de eso estan buenisimas, la fruta fresca es la compañía perfecta para ella. Te ha quedado impresionante. Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  3. Preciosa tarta, llevo muchísimo tiempo queriendo hacer una pavlova pero me dan mucho respeto y al final nunca me arranco... Aunque me apunto el truco del azúcar y el molinillo por si algún día cae :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Bonita y elegante, ya podría estar contenta la Señorita Pavlova.
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  5. Por Dios a esta maravilla no se le puede hacer cualquier comentario, que preciosidad, que elegancia , y que contraste de colores, digno del mejor de los premios, te ha quedado mas que perfecta, y en su punto de cocion que creo en esta tarta es muy importante. Mil besicos

    ResponderEliminar
  6. Esta Pavlova es fantástica!! Te ha quedado fina, elegante y una preciosidad. Con esas frutas tan bien puestas, que adornan muchísimo y estupendamente la tarta. Una maravilla la verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu propuesta Biljana.
    Y como siempre las explicaciones y las fotos... todo impecable!!!
    Un besote y gracias por acompañarme y celebrar el primer aniversario del reto.

    ResponderEliminar
  8. Estoy aplaudiendo!!!! Porque a las artistas hay que aplaudirlas y no me canso de decirte que eres una de ellas!!! Espectacular como siempre!!
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  9. La tarta no puede ser más preciosa, me encanta. Bss.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta! Maravillosa! Y que decir de la explicaciones! La tengo en pendientes desde ni se sabe, pero yo creo que estas navidad es cae. Lo único es que no se como quitar la opción aire del horno...tendré que ir probando. Es que es muy viejito y a perdió las marcas! Un beo, me chifla!

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito y sobretodo debe estar increíble, fotos muy elegantes, enhorabuena

    ResponderEliminar
  12. Hola! qué bonita es esta tarta, te ha quedado fantástica!! besis

    ResponderEliminar
  13. Que bonitas te quedan siempre las tartas, bueno, las tartas, los dulces y todo. Ademas me encanta, porque te pegas unas curradas con la explicacion que es de admirar. Un besazo enorme.
    Ettore

    ResponderEliminar
  14. Una tarta bonita y elegante. Me encanta tu propuesta.
    Besos y feliz miércoles!

    ResponderEliminar
  15. Fantástica propuesta y que bonita te ha quedado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que buena está la pavlova! me encanta!!! y me gustan muchísimo las fotos!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Pero que perfección. Con esta receta me has enamorado.. por aquí me quedo.
    Te invito a pasarte por mi página, estamos de estreno :p

    ResponderEliminar
  18. Que puedo decir..... me encantaaaaaa me la apunto se ve bella y debe estar deliciosa, un abrazo
    carolina d carris cupcake

    ResponderEliminar
  19. Que delicia , me encanta , yo hace tiempo que la hice esta tuya es muy bonita ¡¡¡ besitos

    ResponderEliminar
  20. Qué buena pinta y me encanta la historia que cuentas, además de esas fotos antiguas que son mi perdición-
    Un besazo de Elena de Dulces Helens

    ResponderEliminar
  21. hola Biljana, me ha encantado tu propuesta, todo muy bien explicado!!!! Me gustó mucho que hayas incluido el origen de la pavlova!!!un postre de 10, un beso
    http://thecakequeenmadrid.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  22. ¡¡Que pinta más buena tiene!! Es una de las recetas que tengo pendiente. Las fotos preciosas. Besos!!

    ResponderEliminar
  23. Es preciosa!!!! Y tiene que estar deliciosa. Las fotos y la explicación son increibles...
    Un bst.

    ResponderEliminar
  24. Está preciosa =)
    No conocía la historia de la tarta, qué bonita. Yo también quiero una tarta con mi nombre, jaja.
    Un besote!^^

    ResponderEliminar
  25. que delicia de tarta madre mía... no solo tiene que estar buenísima sino que además es super bonita
    felicidades!
    Somos compis de reto, gracias por compartir otra deliciosa receta! sigue así
    Un beso!

    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  26. Esta Pavlova te a quedado divina, ademas de rica preciosa!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Jolin, que Paulova mas bonita. La tuya parece de revista! La mia es de aficionado total.:(

    ResponderEliminar
  28. Gracias por compartir esta receta tan espectacular! La he seguido al pie de la letra (salvo que no tenía vinagre y lo sustituí por limón, al igual que el crémor) y ha quedado rica. Como hoy había comprado maracuyá, le añadí unas gelatinas de esta fruta que le dieron un contraste muy rico.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a Mis Dulces Joyas!

My Photo

  • ¡Hola! Me llamo Biljana y soy la persona que está detrás de este Blog. Este es mi espacio donde comparto mis dulces aventuras y mi pasión por la repostería. ¡Espero que te guste y que encuentres lo que buscas!

¡No te pierdas nada!
  • Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este Blog y recibir notificaciones de Nuevas Entradas.


...... ¡AVISO! ......
Mis Dulces Joyas respeta los derechos de autor (Copyright), y espero que tu también hagas lo mismo con esta pagina web.
Cualquiera puede elaborar las recetas de esta web libremente, pero te agradezco que cites la fuente. En cuanto a los textos, imágenes y fotografías me reservo todos los derechos sobre los mismos. Para utilizarlos, deberás pedirme autorización previa.
Por supuesto, no tengo ningún problema en que imprimas o te descargues alguno de los posts, siempre que los utilices para tu uso personal y privado, y sin fines comerciales.
¡Respetemos el trabajo de los demás!